FIESTA DE FIN DE CURSO

El domingo cerramos el curso en Indar con la tradicional comida en familia. La jornada comenzó con la Santa Misa, celebrada por Raphael Rezende, ¡un grande de Indar!

A continuación, se repartieron los trofeos de ITL a los respectivos ganadores en las categorías Benjamín e Infantil.

Los cocineros, comandados por Jaime Agustín, volvieron a demostrar que son los mejores. Por la tarde tuvo lugar la tradicional subasta indardollar. Se subastaron raquetas de tenis y de pádel, balones del fútbol, mochilas para ir al monte, cantimploras, etc. Todos los participantes estaban emocionados con sus adquisiciones. Incluso algún padre y alguna madre participó activamente de la misma…

Por último se jugó el primer partido del grupo «W» del mundial de Rusia 2018: mayores vs pequeños. Caben destacar las actuaciones de Roberto Fernández, José Coello y Luis Díaz Jr.

Fue una jornada increíble, en la que incluso el tiempo acompañó. ¡Qué mejor manera de despedir el curso que en familia!

Romería Familiar

Este domingo tuvo lugar la tradicional romería familiar de mayo. Visitamos la ermita de Nuestra Señora de Ibernalo, en Santa Cruz de Campezo. Además, ¡¿Qué mejor día para hacer la romería que el día de la madre!?

Al llegar nos reunimos para rezar el rosario todos juntos frente a la imagen de la Virgen, y le pedimos por todas las familias de indar, especialmente por las madres. Mientras los cocineros preparaban la comida, celebramos la Santa Misa en la ermita.

En la cocina, nuestro chef Roberto nos preparó una paella espectacular (verás cuando le fichemos de chef para Belabarce). Después de la comida hubo tiempo para jugar al fútbol, saltar a la comba y -los más atrevidos- escalar. Fue un día increíble, incluso el tiempo nos acompañó.

                

Convivencia Padres+Hijos en Belabarce 2018

¡Pocas convivencias hay tan épicas como la de Belabarce! Una vez más Belabarce ha superado todas las expectativas. Padres e hijos disfrutamos de un fin de semana lleno de emoción.

El sábado por la mañana fuimos a la nieve y tuvo lugar la, ya más que tradicional, carrera de trineos, dónde los padres tuvieron el protagonismo. Estuvo muy igualado y cargado de piques -siempre con respeto, mucha deportividad y buen rollo-.

Ese mismo día por la tarde, con fuerzas renovadas, jugamos el clásico partido «Padres VS Hijos», el cuál estuvo muy disputado hasta el último minuto. Por momentos parecía que los padres se podían hacerse con la victoria. Sin embargo, una vez más los hijos dieron la vuelta al marcador y acabaron venciendo en la tanda de penaltis.

La convivencia dentro de la casa era constante. Las comidas, cenas y desayunos eran momentos para repostar, después de estar todo el día de arriba para abajo, y para comentar las batallitas del día. También eran muy esperadas las tertulias después de las comidas en la sala de estar frente a la chimenea. Así como los mini-torneos de ping-pong o partidos de fútbol en el pasillos.

El domingo nos fuimos a la aventura con una excursión por el valle de Belabarce y comimos una paella espectacular, la cual fue el broche perfecto a un fin de semana lleno de alegría y emoción, que esperamos ansiosos poder repetir en Marzo de 2019.

En este vídeo podéis ver algunos de los mejores momentos, aunque nada que ver con lo que de verdad vivimos. Ya sabes, el año que viene repetimos.